jueves, 20 de noviembre de 2008

Frente espontáneo de artistas convocado por Ezequiel Romero,en hall del 2 piso de Sociales






Arte político
El lunes 17 de noviembre a partir de las 17 hs., en el hall del segundo piso de la sede Marceloté se comenzó a percibir una actividad, en principio, no radicalmente distinta a la preparación de las mesas de las agrupaciones políticas, pero en tanto las acciones se intensificaban se veía que se trataba de otra cosa. Se estaba preparando el espacio del hall para la instalación, interrelación, performance SEA MADRE/ UBA DESMADRE que realizaría el frente espontáneo de artistas convocado por Ezequiel Romero. Los compañeros de bedelía colaboraban trayendo el televisor, mantenimiento prestaba la escalera, y el Centro de Estudiantes el equipo de sonido. El hall del segundo se transformaba de a poco a medida que corrían los minutos luego de las cinco de la tarde. Los primeros en llegar fueron Ezequiel, el artista que realizó la convocatoria invitado por Sociología contrataca, y Elina Rodriguez. Conseguida una escalera, Federico Vásquez Villariño intervenía el ángulo de la pared y el techo, entre el departamento de alumnos y la pared opuesta a las escaleras, y se conformaban tres caras de comic con anteojos. Las dos cercanas al techo agredían ( una con los dientes y otra con una inmensa lengua) a la tercera, que más cercana a la altura de los transeúntes del hall, parecía querer perderse entre ellos. De un panel rojo sobre la baranda de la escalera y de otro similar en la pared del frente, colgaban pequeños dibujos, postales, telas de colores. Sobre una tela roja en el piso, desplegada como alfombra tal como hacen los vendedores de artesanías en lugares públicos, había una innumerable cantidad de pequeños objetos de diversos colores, un cuello negro, exhibidor de collares, sostenía uno de perlas de fantasía. Esto se extendía dejando apenas un pequeño espacio para quienes transitaban el hall, que pasaban en fila mirando con atención lo que ocurría. Pasadas las seis y media de la tarde habían llegado los poetas performers del taller pájaroslocos que además habían instalado una feria de publicaciones y objetos. En ese momento Ezequiel vestido con un guardapolvo blanco y un gorro blanco, ocupó el centro de la escena. “Empieza esta aventura en la sede de sociales. Una creación colectiva e ininterrumpida,”comenzó a decir portando un micrófono que se conectaba a un pequeño parlante. Y continuó “En las próximas horas un grupo de artistas ligara en este espacio de tránsito, su poética, su expresión y su sueño de encuentro con el otro. En este espacio-tiempo todos los presentes, colaboraremos simultáneamente dentro de una situación.”En una hora en la que circulan los estudiantes que terminan el turno de 17 a 19hs. Y los que llegan al de 19 a 21hs, Ezequiel era el artista animador de un espacio en el que muchas personas continuaban su trayectoria y otras se instalaban en las escaleras que llevan al tercer piso, transformándola en una grada de espectadores curiosos y, a decir verdad, atentos. Ezequiel continuaba esta presentación poética:
“Donde hubo una maternidad/ hoy es sociales. Esto no es un vestíbulo no es un hall. Es un umbral es un traspaso es una meta fisica. Es sociales retro-cediendo -la ultima semana de cursada de 2008- al pasado,esto es: sea madre/ desmadre uba”
Los poetas, los perfomers, se mezclaban con estudiantes, profesores y trabajadores de la Facultad que se llegaban a observar el hecho artístico. Los poetas performers del taller pájaro loco, con sus caras pintadas y con una panza de embarazo leyeron sus obras y al final eran aplaudidos por el público. La mítica artista Claudia Con K leyó sus poesías arrodillada en una pequeña tela roja y con una muñequita de plástico a su lado, que de cuando en cuando tomaba, tranquila y afectuosa, con su mano derecha. Claudia con un escotado vestido blanco y con cortes al costado por encima de la rodilla que dejaban ver el final de sus sobrias medias blancas, hacía escuchar su voz suave en medio del murmullo de los transeúntes de escalera y de la atención de los que se habían transformado en público estable de ese momento. Claudia decía “Andá a vivir”:
"De chica casi lograron castrarme
prohibieronme lo que quisieron
luché por ser yo- como vos
De grande no pudieron- ni podrán
Se defenderme- físicamente los iguale
psíquicamente- los supere- hoy soy yo!"

Los espectadores aplaudían y Ezequiel de tanto en tanto rearmaba ese múltiple objeto artístico con sus intervenciones y ahora lo hacía habiendo incorporado a su vestuario una pechera de Los chicos del pueblo. En un momento se comenzó a escuchar a Janis Joplin y la Performer Lorena Avallar, con un vestido negro corto y unos borcegos importantes- también negros-, desplegaba una pequeña tela a modo de alfombra para sentarse en el piso. Había también un espejo y otros implementos de depilación. Lorena se sacó su bombacha, se sentó de piernas abiertas frente a las escaleras, a los espectadores y transeúntes, y empezó el acting de vida cotidiana de depilación mientras sonaba el fondo de Joplin. Al final se levanta, se coloca nuevamente la bombacha, recoge los utensillos y recita una poesía. Los espectadores aplauden. Mientras se desarrollaba la performance de Lorena- al igual que en todos los casos- los que trabajosamente bajaban o subían por la escaleras, se llamaban a recato en la presunción de que estaban ingresando a un ritual artístico, y aunque podía haber alguna cara de relativa sorpresa en tanto estos hechos quebraban el fluir rutinario de la actividad cotidiana en la facultad, esta subcultura a la que todos pertenecen, valora las distintas formas de las manifestaciones artísticas. Hay indiferentes, simpatizantes, apasionados, pero el mundo de sociología de la UBA no habilita la existencia de guardianes autoritarios de alguna verdad estética. Y esto, de algún modo, era posible de percibir en la manera en que quienes circularon por estas escaleras el lunes durante esas mágicas cuatro horas, se relacionaron con esta propuesta artística que los interpelaba interrumpiendo su fluir de vida cotidiana.

En el final Ezequiel anuncia que Claudia Con K es la UBA, y ella (Tableaux vivant) sostiene un libro, de perfíl , con la mano en el mentón y con los pechos al aire. La artista Claudia Con K es, por algunos minutos la imagen de la UBA de Ernesto De la Cárcova, intervenida por Ezequiel Romero. Todos miran a Claudia Con K hecha UBA, a la par que se escucha la voz de Ezequiel :“UBAMadre en su seno áulico/UBAPadre en su institucionalidad/UBAParabola y paradoja:/¡Atas para hacerme libre!......”Todos lo que estamos en ese lugar (y presumo que también los que estuvieron apenas un instante en cualquiera de las diferentes situaciones) presentimos que nos hemos relacionado intensamente con un hecho artístico como hecho artístico en sí mismo. SEA MADRE/UBA DESMADRE fue un hecho artístico con potencialidad política: por su manera de irrumpir en un espacio de circulación, por quebrar las formas naturalizadas del transcurrir cotidiano en un ámbito que reivindica el pensamiento desacomodador, aunque a la vez está tensionado por la burocratización académica, pero, sobre todo, por sostener una acción artística que se despega de la relación mimética entre lo artístico y los discursos reduccionistas rebeldes, o políticos contestatarios cristalizados.
LR



1 comentario:

Bukowskiana dijo...

que bueno!! lástima no haber estado :(