martes, 5 de mayo de 2009

Baño revolution contraataca


Baño revolution da que hablar. Luego del artículo aquí publicado de la Carrera de Sociología defendiendo la experiencia, dos compañeros de la facultad hiceron una crítica en P 12. Hoy contesta a esa crítica el mismísimo artista haciendo una apología del baño y revolución.

http://www.pagina12.com.ar/diario/universidad/10-124363-2009-05-05.html

3 comentarios:

Soy Vivo! dijo...

He leído hoy el artículo de Página 12. Por fin termino de entender lo que pasaba en mi facultad, yo miraba pero nadie me explicaba. Atinaba solo a reirme.

Aplaudo la inciativa y pongo a su disposición mi proyecto solista de french pop sociológico
http://www.myspace.com/edurkheim.

Estaremos en contacto.

nacha regules dijo...

Qué bien que pasen estas cosas en sociales! y qué bueno cambiar las lentes de los telescopios! A por el agujero entre el suelo del 5° piso y el techo del 4°…
Por qué no pasaban esas cosas cuando tenía que ir todos los días a marcelote!
os felicito!
Muchos abrazos

juaN dijo...

El padre Mugica dijo al renunciar al Ministerio de Desarrollo Social cuando Lopez Rega copo esa institución: "Renuncio porque no pasa naranja". EL profesor Jenkins, otrora militante del Movimiento Villero Peronista lo miraba de cerca.
Bien, es así. Como dejaba plantear el oportuno artículo de De Gori, en nuestra facultad tampoco pasa naranja. Lo que pasa parece que pasa. Estos atributos artísticos que se desarrollan desde una formalidad ideológica bastanta típica, no hacen más que proyectar un terrible estado de situación.
Si la carrera solo manda por mails algunos de los árticulos que escriben los profesores de nuestra amada facultad -pienso en los de H. Gonzalez, que nunca llegan a mi mail, por lo menos-, si la voz que debería atravesar lo público como un puñal, se pone a intervenir baños con un ademán posmodernizante y de voz política finita, aguda, semi desfónica. Sí todo eso pasa y nos pasa por al lado, es válido replicar a estas actividades, que nunca son estériles, siempre construyen. Claro, la construcción puede también terminar siendo enclenque, acartonada o, a palabras Viñas, "mera fachada".